+ 34 937 323 091 info@emison.es
Seleccionar página

ARTES DEL FUEGO (ESMALTE, CERÁMICA, FORJA Y VIDRIO)

 

FRAGUAS DE CARBÓN

Las fraguas, donde los herreros dan forma y acaban los utensilios que fabrican, son el espacio de trabajo más pequeño de la industria tradicional del hierro, y en ellas se fabrican, terminan o arreglan los utensilios hechos con este metal. Las fraguas eran imprescindibles para fabricar y reparar las herramientas de trabajo de la tierra. El emplazamiento de las fraguas era muy variable: en la planta baja de la vivienda del herrero o en un edificio aislado, dedicado en exclusiva a la fragua.

Describimos someramente la fragua de carbón

Se trata de la reproducción de las antiguas fraguas utilizadas durante siglos por los herreros, adaptada a los tiempos modernos. Sustituimos los antiguos ladrillos por hormigones refractarios, y el fuelle por un ventilador eléctrico con control de caudal de aire.

L a construcción, muy robusta, es mediante planchas y perfiles de acero laminado, electro soldado y protegido. Su precio es de 850 euros

Consta de un recipiente donde se coloca el carbón y de un ventilador que envía aire controlado para que el carbón se encienda y/o se avive para poder ablandar el hierro que queremos trabajar que irá directamente sobre el carbón encendido.

La fragua mantiene el calor durante el tiempo necesario, levanta temperatura rápido y con el mínimo costo.

T iene un espacio tipo bandeja de 7 cm de altura con un agujero en el medio donde se coloca el carbón. Este agujero tiene una rejilla para que las piedras más chicas del carbón no caigan al recipiente que está inmediato donde además de juntan los deshechos. Las cenizas atraviesan la rejilla y caen al cenicero, por donde viaja el aire forzado por debajo de lugar donde se encuentra el carbón.

En esta fragua, el herrero hace todo tipo de trabajos en hierro y con ellos se dan soluciones a todo tipo de labores. Además de aportar soluciones, embellecen las obras resultantes, ya que cualquier elemento hecho a mano en hierro, se convierte inmediatamente en una pieza de decoración (única por ser artesana). No nos olvidemos de la funcionalidad, ya que cualquier elemento constructivo hecho en la fragua, va ser más eficaz que los encontrados en la ferretería.

Disponemos también de fraguas a gas, que utilizan como único medio de energía el gas Propano/Butano, que es fácil de transportar hacia el lugar de trabajo; puesto que para su uso no se necesita de energía eléctrica. Por su gran rendimiento y combustión limpia tiene mayor aceptación por los forjadores como una alternativa a la fragua a carbón.

Para mi criterio sería conveniente disponer de los dos sistemas de fragua, lo que facilita su utilización en los diferentes trabajos. La fragua a gas propano produce calor más largo y uniforme de 20 cm con un quemador, y de 10 cm más por cada quemador adicional. La temperatura puede regularse a las condiciones de trabajo de tal manera que siempre se pueden tener varios hierros en el fuego sin que estos se quemen.

Con suficiente presión de gas y un adecuado diseño de la cámara de combustión se pueden obtener sin dificultad altas temperaturas con los cuales se pueden realizar soldaduras al fuego. Hemos obtenido 1.600 ºC, en la fragua de prueba. Se trata de una herramienta práctica para el uso diario de la forja artística.

Similar a la fragua de carbón existe una regla: «No ponga el hierro frío en la fragua fría», primero hay que calentar bien a la fragua y luego colocar el hierro.

En una atmósfera reductora el hierro casi no se oxida y puede mantenerse caliente por mucho tiempo sin perdidas de oxidación, pero la producción de calor de una llama reductora es más pequeña y existe la posibilidad de que produzca monóxido de carbón tóxico en el ambiente. Con la operación normal siempre se produce un poco de merma, que va a saltar forjando y puede causar quemaduras.

TRABAJANDO, SIEMPRE UTILIZA GAFAS PROTECTORAS.

Guantes de cuero también son recomendables.

Para prender se pulsa el botón piezoeléctrico para producir las chispan que encenderán el gas. Posiblemente hay que cerrar un poco el estrangulador si la mezcla no quiere encenderse inmediatamente. Hay que arreglar el caudal del gas de tal manera que la llama salga haciendo una lengua de fuego de 5 a 10 cm fuera de la abertura de la fragua, la misma que suele ser azul al inicio y después de calentada la fragua, naranja transparente y con forma parecida más a una corriente que a una nube. Nubes azules de llama significan un exceso de gas o poco aire de combustión.

  • La fragua tiene un solo quemador.
  • Alimentación a Gas Propano.
  • Cámara de combustión aislada con fibra cerámica y ladrillo refractario.
  • Puerta trasera desmontable para poder trabajar en el centro de las barras de hierro.
  • Capacidad máxima Ø 80mm.
  • Rápido alcance de la temperatura de trabajo.
  • Limpio y no produce emisiones nocivas para la salud.
  • Fácil encendido.
  • Posibilidad de traslado al sitio de trabajo: Ej. Herraje de caballos.

Componentes de seguridad:

Válvula anti retorno de llama.

Su sencillez, dimensiones, fácil encendido y rápido alcance de la temperatura óptima para trabajar, lo convierten en un horno muy versátil.

El precio de la fragua a gas es de 1.180 €

Fabricamos otros modelos de fraguas y hornos para forja. Consulte sus necesidades.

Si el modelo estandart no se adapta a sus necesidades
Emison le fabrica el horno a medida.